La Gestión del Territorio es una herramienta que incluye la formulación de políticas, leyes y el desarrollo de proyectos de infraestructura y de intervención en el territorio con el fin de orientar la actividad económica y los asentamientos humanos.

1.1 Por qué es importante la gestión del Territorio como Instrumento de Política
Ver Documento

Es importante diseñar instrumentos que promuevan la integración de las regiones con el objetivo de armonizar los estándares de vida a través del espacio y pueda haber un efecto de expansión de la riqueza. En este entramado hay que entender la estrecha relación que tiene la actividad económica con la configuración de los asentamientos y los ejes productivos. Cuando se orienta la actividad económica con buenas instituciones, la riqueza generada en las zonas en donde se concentra la actividad productiva puede empapar el resto del territorio. Sin embargo, si se interviene sin tener en cuenta el contexto sectorial, se puede socavar precisamente la expansión del desarrollo a través del territorio. 

El gran reto de una política de ordenamiento territorial, en un país en desarrollo consiste entonces en canalizar, mediante la acción gubernamental, las fuerzas que tienden a reconfigurar el territorio como lo son la aglomeración de actividades, la migración de fuerza de trabajo y la especialización económica.  Los hechos estilizados demuestran que en donde ha habido mejor desarrollo se ha concentrado la actividad económica y se ha logrado el diseño de políticas que armonicen estos lugares con sus entornos territoriales (World Bank, 2009).  Parte de esta armonización y de la generación de prosperidad alrededor de un espacio productivo relevante, se debe entonces a la conexión de estas áreas no solamente físicamente sino institucionalmente.

El Banco Mundial (2009) contempla algunas políticas básicas para ordenar el territorio, dependiendo de la etapa de urbanización del lugar implicado.

  1. Para los lugares con una urbanización incipiente, se recomienda que el gobierno sea lo más neutro posible y diseñe algunos principios institucionales para empezar la urbanización en algunos lugares, lo que debe incluir buenas políticas de tierras y el aprovisionamiento de servicios básicos. 
  2. Para los lugares con una urbanización intermedia, se recomienda ejecutar planes de infraestructura que favorezcan la densificación, e implementar políticas que cambien el uso del suelo que favorezcan la concentración de las actividades y las integren espacialmente.
  3. Para las áreas de urbanización avanzada, se deben añadir políticas que hagan frente a procesos de expansión de los barrios periféricos, que logren que sus habitantes tengan entornos de vida más llevaderos.

 

1.2. El proceso de urbanización en Colombia y la evolución de la política de ordenamiento territorial
VER DOCUMENTO

El gran reto de este último medio siglo ha sido transformar las instituciones para administrar los incentivos ligados a la rápida urbanización. La institucionalidad nació orientada a la planeación de sectores económicos, se transformó para desarrollar los instrumentos de gestión del territorio y atravesó una etapa de construcción de capacidades para poder usar esos instrumentos. Esta última etapa se ha venido consolidando recientemente con el logro de impactos en la gestión, al mismo tiempo que el proceso de urbanización ha continuado.

1.3 Panorama institucional para la planificación supramunicipal
VER DOCUMENTO

El problema institucional del ordenamiento territorial se resume en la insuficiente coordinación multisectorial del Gobierno Nacional y multinivel de los actores, instrumentos e instancias del OT en las diferentes escalas de gobierno. En ese sentido, para efectos de la PGOT se requiere dar respuesta a la debilidad institucional para coordinar las normas, estrategias, instrumentos y actores que de una u otra forma inciden en el territorio.

La propuesta de ajuste institucional que se discute en esta sección tiene dos dimensiones: la primera, está orientada a fortalecer el nivel nacional con las funciones de implementación, seguimiento y evaluación de la PGOT. La segunda dimensión, está relacionada con el fortalecimiento de las entidades públicas, esquemas asociativos y actores en el nivel regional, departamental y municipal para el fortalecimiento vertical de la institucionalidad en OT.