La inversión y creación de políticas publicas en tecnología debe constituirse como una prioridad en el contexto de la cuarta revolución industrial, para garantizar la competitividad tecnológica de las diferentes cadenas de valor del país.

VER PUBLICACIONES